PORTELLI Y MARRO EN CHARLA CON OLÍMPICOS

PORTELLI Y MARRO EN CHARLA CON OLÍMPICOS Prensa COA

Se llevó a cabo el tercer encuentro del  ciclo “Charlas con Olímpicos”, una iniciativa de la “Comisión de Arte, Cultura y Museo Olímpico”.

 

 

El ciclo que está dirigido a todas las personas interesadas en conocer y vivenciar las experiencias de atletas argentinos que han participado en un Juego Olímpico contó en esta oportunidad con la visita del judoca Jorge Portelli, cuarto en Montreal 1976 y el nadador Guillermo Marro, medallista paralímpico en Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008 quienes compartieron sus historias personales, vivencias, experiencias, anécdotas y respondieron a las inquietudes de los presentes.

 

 

Ambos atletas hicieron hincapié en la importancia de los entrenamientos y en los sacrificios que hay que hacer para poder participar en unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

 

 

“Todo lo que tiene que hacer el atleta es estar centrado en el entrenamiento. Es muy difícil competir en un Juego Olímpico porque el deportista entrena cuatro años para llegar y cuando está ahí, uno hace una lucha y se va. Lo que nadie sabe es el sacrificio que hacemos los atletas durante un ciclo olímpico para poder llegar a lo máximo a lo que puede aspirar un deportista. Lo más sacrificado de todo no es la competencia en sí, es el entrenamiento”, destacó Portelli, campeón nacional durante 12 años consecutivos, record nunca superado.

 

Sobre su experiencia olímpica en Montreal 1976, el judoca reconoció: “No es fácil llegar a un Juego Olímpico y hasta que uno no participa de un evento como éste, no se imagina a dónde va. Cuando entré al Estadio Olímpico me puse a llorar de la emoción y ahí tomé conciencia de la dimensión de lo que es un Juego Olímpico”.

 

Luego de su retiro, Portelli, quien a lo largo de su carrera logró cinco medallas panamericanas, fue el técnico de la selección argentina durante 12 años. “Toda esa experiencia que tuve como atleta la volqué como entrenador y no cometí los mismos errores que cometieron mis entrenadores conmigo”, remarcó.

 

Además, Jorge fue entrenador de la selección nacional de Guatemala, y logró clasificar a un representante del judo por primera vez a una cita olímpica. Actualmente, es el técnico del equipo que se prepara para los III Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

 

 

Marro, en tanto, agregó: “El deporte no tiene muchos secretos. Si no entrenás, no avanzás. Talentosos hay muy pocos, pero después es todo sacrificio. Yo entrenaba ocho horas por día, de lunes a sábados, con dos sesiones de pileta de dos horas y media, una hora de gimnasio, más sesión de masajes, de psicología, un seguimiento con un nutricionista, y una parte aeróbica en pista con silla”.

 

Guillermo, explicó que nació con una discapacidad en sus piernas y que el médico le recomendó a su familia que haga algún tipo de actividad física. “Como mis dos hermanos más grandes nadaban, me incliné por hacer natación. Todo empezó como un juego,  en una escuelita convencional en Pergamino, mi ciudad, hasta que un día me invitaron a participar en un torneo para personas con discapacidad. Desde 1996 en adelante, comencé a competir en el deporte adaptado. Haber participado en competencias convencionales me ayudó muchísimo a alcanzar el nivel que tengo hoy en día porque me estimulaba a proponerme una meta más alta”, señaló el nadador.

 

A los 17 años, Guillermo compitió en sus primeros Juegos Paralímpicos. “Fue un momento ideal porque era muy chico y tenía la inocencia de lo que es estar en un Juego. Hasta que no estás ahí, no te das cuenta del sacrificio que hay que hacer para llegar. La medalla de bronce de Sídney 2000 fue el puntapié para el resto de mi carrera porque me dio la seguridad que necesitaba para seguir compitiendo. El fuego olímpico y el deseo de poder seguir compitiendo representando al país y participar en un Juego es maravilloso. Lo que se vive es realmente único”, remarcó el especialista en estilo espalda.

 

 

Entre los títulos más destacados de Guillermo Marro se encuentran las medalla de bronce en Sídney 2000 y Beijing 2008, la medalla de plata en Atenas 2004, además de ser campeón y ostentar el record argentino desde 1996 al 2015 y ser cuatro veces campeón Para-Panamericano. “Estoy en el mundo del deporte desde muy chico y tuve la suerte, el honor y el privilegio de estar en cinco Juegos Paralímpicos representando al país”.

Visto 748 veces