GERMÁN CHIARAVIGLIO, ORGULLOSO POR ESTAR EN RÍO 2016

Germán Chiaraviglio buscará superarse a sí mismo. Germán Chiaraviglio buscará superarse a sí mismo. Prensa COA

El garrochista argentino saltó 5.70m en el Sudamericano de Lima de este año y logró la clasificación a sus segundos Juegos Olímpicos. Su primera actuación fue hace siete años, en Beijing 2008.

 

"Representar a Argentina en un Juego Olímpico es la mayor expresión a la que puede apuntar un deportista. Poder clasificar, solo unos pocos tienen la oportunidad. Es un orgullo muy grande por lo que significa representar a tanta gente, a un país. Y también a nivel personal es el evento de mayor magnitud de cualquier deporte. Es una alegría enorme", expresó Germán Chiaraviglio, quien este año se quedó con la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 y fue finalista del Campeonato Mundial Beijing 2008.

 

 

Chiaraviglio es consciente de la importancia de un Juego Olímpico y el prestigio que le brinda a todo deportista que obtiene su plaza. "Es una vez cada cuatro años, por lo que estadísticamente las oportunidades son siempre menos. Inclusive en la carrera de un deportista, porque uno no tiene muchos ciclos olímpicos. Todo el mundo, no solo del deporte, sino fuera pone los ojos en ese evento. Por ende, toma muchísima más importancia. Es una fiesta maravillosa del deporte. Para los que somos fanáticos del deporte es lo más lindo que hay, podés ver todas las culturas, todos los países, y todos los deportes en un mismo lugar durante un período de tiempo. Es una oportunidad muy linda", aseguró.

 

Su preparación ya comenzó hace años. Aún con algunos meses por delante, Germán planea realizar algunas giras previas para aclimatarse y lograr el indispensable roce internacional de cara a los Juegos Olímpicos. "Después, seguramente algunos días previo a Río, nos quedaremos tranquilos sin competir para pensar en eso y planificar el entrenamiento para lo que van a ser los Juegos. Tuve un 2015 muy bueno y eso me dio mucha confianza. Por suerte estoy clasificado y eso es un dato positivo para encarar Río con mayor tranquilidad", dijo.

 

El argentino sabe que no será sencillo dar el batacazo, aunque confía en su nivel. "Llegar a la final de un Juego Olímpico sería algo muy importante, pero vamos a ver cómo se van dando las cosas. Ojalá pueda dar mi mayor potencial y pueda estar cerca de las marcas que logré este año. Si eso ocurre por ahí me puedo colar entre los 12 o 15 mejores de los Juegos Olímpicos", expresó.

 

Chiaraviglio también destacó el hecho de que el Juego Olímpico se celebre en Brasil, "más que nada por el folklore de lo que es Sudamérica y lo que representa Brasil como fiesta deportiva. Seguramente va a haber mucha rivalidad con Argentina por la comparación futbolística que se hace con cualquier deporte. Yo creo que va a ser muy positivo porque los países sudamericanos son muy serviciales, muy acogedores. Va a ser una linda fiesta".

 

Pese a que competirá contra grandes rivales de la talla del francés Renaud Lavillenie y el canadiense Shawnacy Barber, Germán Chiaraviglio solo piensa en alcanzar su mayor potencial y afirma que él mismo será su mayor rival. "Tengo que ir a hacer mi trabajo y tratar de superarme a mí mismo, con eso va a estar muy bien", cerró.

 

El garrochista argentino saltó 5.70m en el Sudamericano de Lima de este año y logró la clasificación a sus segundos Juegos Olímpicos. Su primera actuación fue hace siete años, en Beijing 2008.

 

"Representar a Argentina en un Juego Olímpico es la mayor expresión a la que puede apuntar un deportista. Poder clasificar, solo unos pocos tienen la oportunidad. Es un orgullo muy grande por lo que significa representar a tanta gente, a un país. Y también a nivel personal es el evento de mayor magnitud de cualquier deporte. Es una alegría enorme", expresó Germán Chiaraviglio, quien este año se quedó con la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 y fue finalista del Campeonato Mundial Beijing 2008.

 

Chiaraviglio es consciente de la importancia de un Juego Olímpico y el prestigio que le brinda a todo deportista que obtiene su plaza. "Es una vez cada cuatro años, por lo que estadísticamente las oportunidades son siempre menos. Inclusive en la carrera de un deportista, porque uno no tiene muchos ciclos olímpicos. Todo el mundo, no solo del deporte, sino fuera pone los ojos en ese evento. Por ende, toma muchísima más importancia. Es una fiesta maravillosa del deporte. Para los que somos fanáticos del deporte es lo más lindo que hay, podés ver todas las culturas, todos los países, y todos los deportes en un mismo lugar durante un período de tiempo. Es una oportunidad muy linda", aseguró.

 

Su preparación ya comenzó hace años. Aún con algunos meses por delante, Germán planea realizar algunas giras previas para aclimatarse y lograr el indispensable roce internacional de cara a los Juegos Olímpicos. "Después, seguramente algunos días previo a Río, nos quedaremos tranquilos sin competir para pensar en eso y planificar el entrenamiento para lo que van a ser los Juegos. Tuve un 2015 muy bueno y eso me dio mucha confianza. Por suerte estoy clasificado y eso es un dato positivo para encarar Río con mayor tranquilidad", dijo.

 

El argentino sabe que no será sencillo dar el batacazo, aunque confía en su nivel. "Llegar a la final de un Juego Olímpico sería algo muy importante, pero vamos a ver cómo se van dando las cosas. Ojalá pueda dar mi mayor potencial y pueda estar cerca de las marcas que logré este año. Si eso ocurre por ahí me puedo colar entre los 12 o 15 mejores de los Juegos Olímpicos", expresó.

 

Chiaraviglio también destacó el hecho de que el Juego Olímpico se celebre en Brasil, "más que nada por el folklore de lo que es Sudamérica y lo que representa Brasil como fiesta deportiva. Seguramente va a haber mucha rivalidad con Argentina por la comparación futbolística que se hace con cualquier deporte. Yo creo que va a ser muy positivo porque los países sudamericanos son muy serviciales, muy acogedores. Va a ser una linda fiesta".

 

Pese a que competirá contra grandes rivales de la talla del francés Renaud Lavillenie y el canadiense Shawnacy Barber, Germán Chiaraviglio solo piensa en alcanzar su mayor potencial y afirma que él mismo será su mayor rival. "Tengo que ir a hacer mi trabajo y tratar de superarme a mí mismo, con eso va a estar muy bien", cerró.

 

  

Visto 5047 veces