"Para el deporte argentino, el futuro es hoy"

Se apagó el fuego Olímpico. Es hora de balances. Es tiempo de buscar razones, de revivir emociones, de replantear objetivos. Sin dudas, la organización de Londres 2012 fue impecable. Los Británicos cuidaron cada detalle. Nada, o casi nada falló.

Y si se falló en algun aspecto, los garantes del èxito fueron los ciudadanos londinenses, multiculturales y cordiales

a su manera. Con tribunas llenas. Con la seguridad como una obsesión. Con la eficacia de un transporte puntual y envidiable. La actuaciión Argentina tuvo rasgos positivos. Tal vez sea el punto de partida para superar el histórico contexto de precariedad. Es cierto que se triplicó el presupuesto destinado al deporte de alto rendimiento con la irrupción del ENARD. También lo es, que en lo cuantitativo se obtuvieron más diplomas y menos medallas que en China hace cuatro años. Es verdad que Argentina mejoró su figuración en 8 deportes. Tanto como que no cumplió objetivos en deportes como la natación. El nuevo proceso en marcha encuentra a Londres 2012 a mitad de camino con un objetivo que se plantea a largo plazo. En general, la actuación de nuestra delegación estuvo dentro de lo previsto. El deporte argentino esta en pleno recambio generacional en lo deportivo y en medio un proyecto en el que el aporte del ENARD es esencial. Pero aún, el deporte argentino carece en muchos casos, de infraestructura y métodos científicos de preparación adecuados para competir con chances, frente a las grandes potencias. Se ha mejorado, pero seguimos estando lejos. El paciente “Deporte Argentino” salió de terapia y está en sala común. Para recibir el alta, falta mucho tiempo, ideas y convicción en el tránsito del camino elegido. Lo bueno es que muchos de nuestro deportistas han recuperado la ilusión. Las medallas son una consecuencia de los procesos y no al revés. Es importante no equivocar el diagnóstico, a veces las estadísticas mal interpretadas, nos llevan a conclusiones erróneas. Lo de Crismanich sólo el tiempo podrá darle su justa dimensión, por sus valores deportivos individuales y por su enorme proyección. Río 2016 está a la vuelta de la esquina. Hay decisiones y ajustes en el rumbo, que deben tomarse ya.

 

Mañana será tarde. EL FUTURO DEL DEPORTE ARGENTINO ES HOY.

 

 Jorge Parodi

 Cadena 3 Argentina y La Prensa Del Norte

Visto 2213 veces